Catedral de Ávila

Plaza de la Catedral, s/n 05001 Ávila Ver teléfono

Declarada Monumento Nacional en 1949, la catedral de Ávila se proyecta como templo y fortaleza, siendo su ábside, conocido como cimorro, el cubo más robusto del lienzo oriental, que comparte estructura con la Muralla.

De tipo gótico, es considerada la primera catedral española de este tipo, está construida sobre los restos de un primitivo edificio dedicado a El Salvador. Alfonso VIII, en 1172, encarga al maestro de obras francés Fruchel, la consolidación y ampliación de la fábrica anterior, en estilo románico de transición al gótico, realizando el cimorro en granito de tipo caleño. Tras el fallecimiento de Fruchel, y ya en una segunda fase, se sustituyen los materiales a sillares de granito.

De estilo borgoñón, con planta de cruz latina formada por tres naves, crucero y cabecera semicircular de doble girola, con capillas entre sus contrafuertes. Cuenta con dos torres de planta cuadrada -una de ellas inacabada- cubiertas mediante bóveda de crucería con nervios que descansan sobre semicolumnas adosadas a los pilares de separación de las naves, y refuerzo de arcos fajones apuntados.

Posteriormente, entre los siglos XIII y XVI se construyen  las torres y las naves, el claustro, las bóvedas y los arbotantes y la portada de acceso o Puerta de los Apóstoles del S.XIII, que fue desmontada y trasladada al muro norte. Juan Guas firmó la nueva portada occidental coincidiendo con la ampliación de los muros laterales con ladrillo y la construcción de la actual cubierta. La construcción finalizó en el siglo XVII.

En el interior del templo, destaca:

  • Trascoro. Obra de Juan Rodríguez y Lucas Giraldo. Encargado en 1531, suponen unos bajorrelieves platerescos, con escenas bíblicas, de gran calidad artística.
  • Girola. Sobresale el sepulcro de El Tostado, de Vasco de la zarza (primer tercio del S.XVI), obra esencial del renacimiento español.
  • Coro. Realizado por varios autores (1536-1547), es pieza fundamental.
  • Retablo del Altar Mayor (1499-1512). Obra de Pedro Berruguete, Santa Cruz y Borgoña, con influencias del Cuattrochento italiano y de la escuela flamenca.
  • Altar de San segundo. Con bajorrelieves, de Isidro Villoldo (1547), de gran simbolismo.
  • Altar de Santa Catalina. Bajorrelieves concluidos en 1529, es obra de Juan Rodríguez y Lucas Giraldo.
Publicidad

Deja un comentario

Los comentarios son propiedad de sus respectivos autores y no representa la opinión de OcioAvila, sus propietarios o administradores.