No me toques las pelotas….de fútbol

La semana pasada la selección Española de fútbol jugó varios partidos de clasificación para el Mundial de Fútbol de Brasil y alguno amistoso, pero a la gente le dio por hablar de política, ni que el deporte fuera política, ¿o sí lo es?

Os daré mi punto de vista protocolario sobre el asunto.

El partido del pasado sábado se jugó en Guinea, tanta guerra han dado sobre que jugaran allí, que ni me acuerdo del resultado. Pero la gente, por desgracia, solemos ser “manipulados” por lo que dicen los medios de comunicación o los grupos de presión de determinados países. Esa es la base de la política y de la diplomacia, que acaba impregnándolo todo.

Aunque, por qué los españoles no han puesto el grito en el cielo cuando el COI (Comité Olímpico Internacional) ha dado los Juegos Olímpicos de 2020 a Tokyo en lugar de a  Madrid, cuando Japón es el único país que participó en la II Guerra Mundial que no firmó la paz y que no ha pedido perdón a las víctimas.

O por qué no nos hemos quejado de las Olimpiadas celebradas en 1936 en Berlín bajo el mandato de Hitler y presididos por la bandera con la esvástica; o los de Moscú 1980 ó Beijing 2008, países comunistas donde la libertad de prensa, reunión e información está mermada.

Inauguracion Juegos Olimpicos Berlin 1936

 

Ya sé que alguno de vosotros me dirá que los Juegos Olímpicos se conceden a una ciudad y no a un país. Pero esa ciudad no sería nada sin el apoyo económico o político del Estado y de todos los ciudadanos, ya que son dos cosas tenidas en cuenta a la hora de votar.

Pero al mismo tiempo el Comité Olímpico Internacional siempre se ha caracterizado por la “imparcialidad”. No en vano su sede está en Lausana (Suiza), el país más imparcial del mundo, y forman parte del mismo más países que de la ONU.

Además, en varios países y en diferentes épocas desde su puesta en marcha en 1894, formar parte del grupo de deportista elegidos por un país les ha servido a sus ciudadanos para contar al mundo lo que ocurría dentro de sus fronteras, y poner remedio a nivel internacional.

Prejuicios o hipocresía

Estamos llenos de prejuicios y sólo criticamos lo que queremos, o realmente somos tan tontos que nos manipulan al dictado de unos cuantos.

Tenemos que admitir que en España hasta 1977 tuvimos una dictadura y participamos en Juegos Olímpicos, en Eurovisión, y en otros concursos y competiciones. ¿Y qué opinaban los españoles entonces?, pues que era mejor participar para que nos vieran, para que los americanos trajeran bases áreas a nuestro territorio y mantequilla, o ya se les ha olvidado a muchos.

Que conste que con eso no quiero decir que ni el gobierno instalado en Guinea ni el de Franco hayan sido legítimos, por lo menos desde mi punto de vista de legitimidad, que es la otorgada por el pueblo en las urnas.

A veces la diplomacia hace la vista gorda con el fin de provocar la caída de determinados gobiernos, repartidos a lo largo de todo el mundo. Es verdad que en los que más se fijan son en aquellos donde hay materias primas como gas y petróleo, oro u otro tipo de productos que puedan ser de vital importancia.

Algunos dirán que eso no es diplomacia sino hipocresía, pero a veces la necesitamos en nuestras relaciones del día a día, como para no usar en las relaciones entre estados.

Así que, por favor, a partir de ahora, no me toquen las pelotas….de fútbol, que han sido los únicos que han conseguido que los españoles nos sintamos orgullosos de llevar nuestra bandera, después de 40 años de mal uso.

 

Publicidad

Deja un comentario

Los comentarios son propiedad de sus respectivos autores y no representa la opinión de OcioAvila, sus propietarios o administradores.