Ni tan alto ni tan lejos

Ni tan alto ni tan lejos

Desde que el viernes se conoció la noticia de que a Adolfo Suárez González se encontraba en esta crítico mucho se ha dicho de él, casi todo bueno, y de su papel en la historia de España.

Entre esas palabras me quedó con las de su responsable de comunicación y amigo, Fernando Onega, “Adolfo era una persona que practica el dialogo, con una gran valentía, preocupado por la dignidad, y con mucha generosidad”

 

Pero en lo que ha protocolo se refiere he escuchado muchas tonterías, sin sentido, algunas con cierta base fundamentada y otras no, por eso, he decidido explicar algunas cosas que sería bueno que todos conociéramos. De esa forma honraríamos la memoria de alguien que pertenece, por méritos propios a la historia de España.

 

También he recibido mensajes de Whatsapp, Facebook, o llamadas pidiéndome alguna explicación sobre el tema; desde cómo deben colocarse las banderas hasta cómo ir vestido a un funeral de estas características.

 

Cuestión de leyes

 

Cuando alguien accede al cargo de Presidente del Gobierno, según la legislación española (RD 24 de abril de 1992), es un cargo de carácter vitalicio. Pero en esa normativa no se menciona en ningún momento como deben desarrollarse los funerales de un expresidente, algo que sí está establecido para el Jefe del Estado, para el Rey.

 

En España podemos mencionar dos antecedentes, aunque tendría que haber sido tres: el funeral, en mayo de 2008 de Leopoldo Calvo-Sotelo; y los funerales de Gabriel Cisneros, uno de los padres de la Constitución. Tendrían que haber sido también así los funerales de Manuel Fraga, pero debido a un enfado personal éste y su familia renunciaron a esos honores, y del que ya hablé en uno de mis anteriores entradas del blog “Protocolom”. Por tanto, se tendrá en cuenta para el funeral de Adolfo Suárez los antecedentes que tenemos.

Durante esta semana, cuando el expresidente fallezca debería aparecer publicado en el Boletín Oficial de Estado cuantos días se declaran de luto oficial y el Ceremonial a seguir en este funeral.

 

El Protocolo son leyes, usos y costumbres, y esas ya las tenemos. Y el ceremonial es la imagen concreta que se dará a este acto: habrá una parte de Protocolo de las grandes instituciones del Estado, pero también tendría que establecerse un Protocolo propio en Ávila, su ciudad natal, y dónde se prevé que se realicen varios actos.

 

Funeral de Adolfo Suárez

 

Funeral de Estado serán todos los actos que se organicen entorno al sepelio de Adolfo Suárez de forma genérico, pero dentro de estos actos existe una ceremonia religiosa, a la que se invita a altos mandatarios nacionales y extranjeros, de carácter muy solemne al que propiamente se le llama “Funeral de Estado”.

 

Es decir, que el funeral comenzará en el momento que Adolfo nos deje y terminará, siempre se hace así, con esa ceremonia, que tendrá lugar en la Catedral de La Almudena, aproximadamente una semana más o menos después y que se llama “Funeral de Estado” porque acuden las máximas autoridades del Estado e incluso del extranjero.

 

Presidente por partida triple

 

A modo de anécdota me gustaría contar que Adolfo Suárez González, EL PRESIDENTE, lo es por partida triple. Además, es el único presidente del Gobierno que ha tenido que jurar/prometer su cargo con dos regímenes diferentes y en un periodo de transición.

 

La primera vez que juró su cargo de Presidente lo hizo con el último presidente de la Dictadura de Franco. Después juró su cargo, esta vez ante el Rey, como presidente de la Transición, antes de aprobarse la constitución. Y por último, fue el primer presidente del Gobierno en la Monarquía Parlamentaria que tenemos actualmente en España.

 

Lo más importante, este cambio se hizo sin derramar una gota de sangre, con talante,  aunque esta palabra sea mal interpretada actualmente. Su imagen sirvió de ejemplo no sólo en España sino en el exterior, por eso, le debemos mucho; aunque algunos no lo han empezado a entender o reconocer hasta el viernes.

 

En palabras que he escuchado en los muchos programas y noticias que he leído sobre él estos días, me gustó una definición que hicieron de él, “fue Falangista, el primer presidente democrata liberal y por último de centro derecha”, bueno más o menos así.

 

Y es que en este país te tienes que morir para que alguien te reconozca lo que eres, algunos que le vendieron ya han salido a hablar de él y eso que todavía no se ha ido…bueno no se irá nunca, mi generación y las sucesivas le debemos mucho, la libertad.

 

Título Nobiliario

 

Adolfo Suárez recibió, el 25 de febrero de 1981, de manos del Rey, que es el único que puede nombrar títulos nobiliarios en España, el título de Duque de Suárez.

 

En este caso es un título que se le concede por su labor en la transición a la democracia en España. Es de carácter personal y vitalicio, es decir, que cuando Adolfo Suárez muera no será heredado por nadie. Pero a pesar de ser un título temporal llevaba emparejado el reconocimiento como Grande de España, es decir, dentro de los nobles hay como diferentes categorías, y esta es la máxima.

 

Lo que me parece muy fuerte es que los de Wikipedia se hayan adelantado ya a los acontecimientos y pongan que es “un título vacante por fallecimiento del último (y único) titular”.


Otras condecoraciones

 

A lo largo de su carrera política recibió muchas condecoraciones y premios, entre ellos los más importantes de España, el Toisón de oro y el Príncipe de Asturias de la Concordia; por cierto, hace unos meses se presentó su candidatura al Premio Nobel de la Paz, que sí se lo conceden llegará tarde como muchas otras.

 

Podéis ver algunas de ellas en el Museo de Adolfo Suarez y la Transición de Cebreros, su localidad natal. Y también como anécdota algunas le fueron concedidas durante la Dictadura y otras en la Transición y la Democracia.

Os las nombro por orden de importancia, podría hablar largo y tendido sobre cada una de ellas, pero no viene al caso:

 

      Duque de Suárez. 25 de febrero de 1981

      Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. 13 de septiembre de 1996

      Collar de la Insigne Orden del Toisón de oro. 8 de junio de 2007

      Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden de Carlos III. 23 de junio de 1978

      Gran Cruz de la Real Orden de Isabel la Católica. 29 de septiembre de 1973

      Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil. 18 de julio de 1969

      Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar, con distintivo blanco. 14 de septiembre de 1970

      Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio. 1 de abril de 1971

      Gran Cruz de la Orden de Cisneros. 18 de julio de 1972

      Gran Cruz de la Orden Imperial del Yugo y las Flechas. 4 de julio de 1975

      Encomienda de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio. 1 de abril de 1967

      Medalla de Oro de Segovia. 17 de noviembre de 1969

 

La más importante es el Toisón de oro, ese que le fue entregado por el Rey en su casa, la famosa foto de los dos paseando por el jardín. A mí entender se la dieron demasiado tarde, pero a veces nos fijamos en casas superficiales y nos olvidamos de lo importante.

 

Al igual que el título nobiliario todas estas condecoraciones se entregan a título personal y no puede utilizarlas nadie más.

 

La familia vs el pueblo

 

No tengo contacto directo con la familia, aunque mi padre era amigo suyo personal, pero creo que entienden que su padre es un poco de todos nosotros y que es importante que se haga un Funeral de Estado para reconocer lo que hizo por España.

 

Se realizarán actos oficiales en Madrid y Ávila, pero el entierro cómo tal será en esta última ciudad. Se ha barajado varias posibilidades: algunos han dicho que será enterrado en Cebreros, está opción es casi inviable por muchas circunstancias, la capilla de Monsé Rubí o la Catedral.

 

En el claustro de la Catedral de Ávila ya está enterrado Claudio Sánchez Albornoz, y sería el lugar más destacado para su figura, seguramente los restos de su mujer serán trasladados allí para que descansen juntos y en paz.  Así se tiene en cuenta a la familia y se tiene en cuenta el sentir popular por Suárez.

 

También he oído algún comentario sobre que “Adolfo todavía no se ha muerto y ya le están enterrando”, para organizar un evento de estas características hay que cuadrar las agendas de varias personalidades, Españolas y puede que extranjeras, por eso se hace con antelación, pero siempre teniendo respeto por la memoria de la persona. Por ejemplo, el funeral del Rey ya está regulado por Ley y él sabe que será el día que se le rindan los máximos honores.

 

Actos programados para Madrid

 

Como creo que he dicho anteriormente tendrán que publicarse en el Boletín Oficial del Estado, pero teniendo en cuenta los procedentes enumero como deberían hacerse, es verdad que se pueden cambiar o añadir cosas nuevas, pero estas son las básicas:

 

      Traslado de los restos mortales de Adolfo Suárez al Congreso de los Diputados. Será una de las pocas veces que se abre la Puerta de los Leones.

      El féretro debe ir cubierto con la Bandera de España

      Instalación de la Capilla Ardiente en el Salón de los Pasos Perdidos. Donde será visitado por SS.MM. los Reyes y que estará abierta para todos los ciudadanos, normalmente unos dos o tres días.

      En los casos mencionados anteriormente se les impuso el Collar de la Orden de Carlos III, pero es una condecoración que Adolfo Suárez ya tiene. Así que esta parte cambiará.

      Honores de Ordenanza por parte de los ejércitos a la puerta del Congreso, con la interpretación del Himno Nacional.

      Traslado del féretro en un armón de artillería hasta la Plaza de Neptuno

      Homenaje póstumo. Toque de Oración, descarga de fusilería y desfile de las tropas.

      Traslado a Ávila para su entierro.

      Funeral de Estado, con Calvo Sotelo se hizo cinco días después en la Catedral de la Almudena, con la asistencia de la Familia Real y las principales autoridades de la nación.

      Se deben declarar días de luto oficial, que serán dos o tres, y durante los cuáles las banderas ondearán a media asta.

 

A todos estos actos se les puede añadir más, nunca quitar, porque la figura de Adolfo Suárez es más destacada que la de Calvo Sotelo, tanto dentro, como fuera de nuestro país.

 

Qué debería hacerse en Ávila

 

Es su ciudad y el sitio dónde descansarán eternamente sus restos, junto a los de su amada esposa, es más, me atrevo a vaticinar, que pudiera convertirse en lugar de visita y reconocimiento a su persona. Por tanto, desde el día de su funeral las autoridades, civiles y religiosas como los ciudadanos deberían dar la importancia que se merece a este acto

 

      Llegada a Ávila de sus restos mortales para su entierro.

      Debería pasear por las calles de la ciudad, para que el pueblo le rinda el homenaje que se merece.

      Acto religioso (Misa de Corpore in Sepulto) en la Catedral de Ávila, con la asistencia de autoridades nacionales, regionales y locales, además de la familia.

      Responso y sepelio de los restos mortales.

      Tanto desde el Ayuntamiento como desde otras instituciones deberían hacerse reconocimientos especiales a nuestro presidente.

 

Todo lo expuesto en este artículo no son conjeturas ni invenciones mías, es fruto de mis años de estudio y trabajo como especialista en Protocolo, y aunque a alguno el artículo le parezca largo y farragoso lo he escrito porque en dos días he escuchado muchas tonterías sobre el Protocolo que se debería llevar a cabo.

Sólo me resta añadir que siento un gran cariño y admiración por Adolfo Suárez, como presidente y como persona, y según palabras de Fernando Onega “posiblemente nadie nos ha llevado ni tan alto, ni tan lejos”, estas palabras se las dedicó a él y a un amigo suyo,  mi padre.

Publicidad

Deja un comentario

Los comentarios son propiedad de sus respectivos autores y no representa la opinión de OcioAvila, sus propietarios o administradores.