El hombre del método

El hombre del método

Estamos viviendo un cambio en las instituciones, lo hemos visto en la monarquía en España y en el Parlamente Europeo, que ha sufrido un cambio radical en su composición tras las últimas elecciones europeas.

 

Y de ahí surge, o debería surgir, la renovación de todos los partidos políticos, de todos sus órganos de gobierno, se llamen como se llamen y se elijan como se elijan. El PP y PSOE como llevan más tiempo en el poder, sus militantes, de todas las escalas son más conocidos; por eso, la sociedad les exige que cambien todas sus caras.

 

IU ha cambiado, pero no se le exige tanto, porque no han estado nunca en el poder y porque tienen en cuenta la opinión de las bases, bueno eso es lo que se ve desde fuera; lo mismo que les ocurre a los miembros de otros grupos políticos o asociaciones.

 

Me voy a centrar en los cambios que se están produciendo en el PSOE, con la presentación de tres candidatos, pero sobre todo en la persona de Pedro Sánchez Pérez-Castejón, “el Kennedy español” o mejor dicho “el Obama español”.

 

La principal diferencia entre Kennedy y Obama es que los dos tenían fotogenia, imagen y carisma; pero Obama aplicó un método más exhaustivo y además, al igual que los hombres y mujeres de su generación, está mucho mejor preparado

 

El método Castejón

 

Los americanos, que en campañas de venta de candidatos nos llevan años de experiencia, nada más y nada menos que treinta y pico, desde las elecciones que ganó Kennedy, saben que el mejor candidato necesita diferenciarse del resto a través de un método.

 

El método es diferente para cada uno, pero está basado en imagen y comunicación, en EE.UU. es muy importante porque al mismo tiempo se están jugando los apoyos económicos para que esa persona/partido llegué a la cima. Nosotros lo estamos empezando a aplicar, pero Castejón sabe algo de esto, no en vano estudio en el IESE un Master en Liderazgo Público, así que antes de lanzarse a la carretera ya había hecho los deberes.


Pero lo importante no sólo es el método, es que el candidato tenga buena imagen por dentro y por fuera, pero sobre todo que esté sobradamente preparado. Vamos a analizar algunos de los puntos que ha aplicado Castejón, bueno desde mi punto de vista, que no sé si coincidirá con el suyo (si tengo ocasión se lo preguntare).

 

  • Sobradamente preparado: al igual que el Rey Felipe VI, Pedro Sánchez tiene estudios, se ha preparado bien. Sabe inglés y francés, algo que debería ser obligatorio para todas las personas que quieren acceder a cargos públicos de alta representación, pero si te lo piden para ser dependiente de una tienda. Conoce como se trabaja en Europa desde abajo, y eso es bueno para los intereses de España.
  •  Sencillamente arreglado: viste de manera informal cuando toca y atendiendo a los dictados del protocolo cuando se lo exige su cargo. Además, hay que tener en cuenta que procura no llamar la atención, es guapo y lo sabe, por eso, intenta no llamar la atención por su físico aunque sepa sacarse el mejor partido.
  • Discreto pero notable: ser discreto no es lo mismo que ser tímido, las personas discretas no pasan desapercibidas, porque es una cualidad asociada a la elegancia.
  • Un hombre de altura y guapo: no tiene que ver con los centímetros que mida, que por cierto son muchos sino con su presencia, su porte, con lo que es. Tiene una bella atemporal, una belleza de los hombres de las películas de vaqueros pero matizado con la dulzura y delicadeza de los metrosexuales; fuerte-tierno, algo que le hace etéreo como un Dios Griego.
  • Contacto visual: los ojos nunca mienten, nos permite saber si una persona es sincera o nos está mintiendo. Los buenos oradores controlan el mensaje visual con su público. La comunicación no verbal soporta casi el 80% del discurso.
  • Juego de las manos: las palabras las aderezamos con nuestros movimientos, con su frecuencia e intensidad. Pero también delatan la rigidez y tensión. Por eso, hay que utilizarlas para dar emotividad al discurso, algo que sabe muy bien Castejón.
  • La improvisación calculada o cómo ser “cool” y parecerlo: para saber improvisar hay que estar muy bien preparado. Los discursos cortos son los que más deben repetirse, porque son en los que más nos jugamos. La palabra “cool” significa estar tranquilo y parecerlo; eso sólo se consigue con horas y horas de preparación, en tener muy interiorizado tú discurso y tus ideales.
  • Saber escuchar: se aprende más escuchando que hablando, por eso, Castejón lo tuvo claro, tomó carretera y manta y ha conseguido muchos apoyos porque no se ha bajado del coche ni después de presentar su candidatura. Las bases son las que te pueden hacer grande o no.
  • Individual para el colectivo: se ha dicho de él que es “hombre de partido” que es parte de la “estructura del PSOE”, algo que ha desmentido siempre. Promueve su nombre y su persona por encima de todos, aunque sabe que llegará el momento en el que tenga que contar con un equipo, con un colectivo, pero ahora no es el momento.
  • Ceder para ganar: si tuviera que sacrificarse para que gane la mayoría está preparado para asumirlo. A todos nos enseñan a ganar, pero deberían enseñarnos a perder, a saber esperar nuestro momento; y en un mundo competitivo como el nuestro a eso no se nos enseña.
  • Ganarse la admiración del rival: los otros partidos políticos, sobre todo desde las filas del PP, han empezado a criticarle, la táctica de acoso y derribo al rival más fuerte. Cuando alguien sobre sale, y nos puede hacer daño, lo mejor es quitárnosle del  medio, veremos a ver quién gana; lo que deberían hacer el resto es buscar un rival igual o mejor que este para contrarrestar su poder.


Podría seguir hablando de su método, porque utiliza muchas otras técnicas de comunicación y marketing, pero como todavía dará mucho que hablar, prefiero dejarlo para otro artículo.


Mientras tanto, esperaremos sí Castejón es sólo una cara bonita o algo más, ahora toca demostrarlo. 

Publicidad

Deja un comentario

Los comentarios son propiedad de sus respectivos autores y no representa la opinión de OcioAvila, sus propietarios o administradores.