Westworld, dónde todo está permitido

Westworld, dónde todo está permitido

Algunos ya la catalogan como la sucesora de Juego de Tronos, serie de la que, algún lejano día me atreveré a escribir... (Quizás lo haga cuando sea capaz de ver dos episodios seguidos sin que quedarme dormido), y sea como sea, lo cierto es que WestWorld ha sabido encontrar su hueco y encandilar a medio mundo.

La idea no es nueva, de hecho el título es idéntico a una peli de la década de los 70, aunque en España la conocimos con el titulo de "Almas de metal", escrita y dirigida por Michael Chricton (aunque algunos le conozcan más el libro de Jurassic Park), dónde se desarrolla un concepto de parque temático basado en el oeste donde los visitantes por una nada pequeña cifra, pueden involucrarse en una película western, con personajes que desarrollan siempre el mismo bucle, esperando que algún huésped se involucre y viva la historia que esté previsto.

Y quizás visto así, no sea para nada atractivo, pero claro, si añadimos que los personajes los interpretan robots, y que para darle más vidilla al asunto los visitantes pueden hacer con ellos lo que quieran, ya sea marearlos, mamporrearlos, follárselos o matarlos. ¿A qué ahora tiene este puntito morboso que te invita a darle una oportunidad a la serie? Pero siempre hay un pero, y lo que parece ser parque divertidísimo se empieza a complicar cuando los robots, que están programados para que olviden todo lo ocurrido cada día, empiezan a recordar, a tener ensoñaciones...

La serie, está creada por Jonathan Nolan y Lisa Joy, producida por Bad Robot (J. J. Abrams). Nolan, que parece que ha cogido el punto a la inteligencia artificial, explora de nuevo algunas cosas ya vistas en Person Of Interest, aunque en WestWorld no es tan tecnicista (por llamarlo de alguna manera, puesto que PoI tampoco es que se esforzara demasiado en explorar bien esa vía como sí hace Mr. Robot) y en parte se agradece.

La primera tanda, con sus 10 capítulos destaca por sus vistosa fotografía sin desmerecer la música, a cargo de Ramin Djawadi, discípulo del aclamado Michael Giaccino y un casting excepcional, entre los que se incluyen a Ed Harris, Anthony Hopkins y Evan Rachel Wood. Sólo, y por poner un pero, el piloto sea muy flojo, aunque bien es cierto que presentar una idea así no es sencillo.

Confirmado que HBO hará segunda temporada, aunque eso sí, tendremos que esperar hasta 2018. Mientras, tendremos que mordernos las uñas y tratar de hacernos a la idea de lo importante que es llamarse Dolores.

Publicidad

Deja un comentario

Los comentarios son propiedad de sus respectivos autores y no representa la opinión de OcioAvila, sus propietarios o administradores.