Punta Escarlata

Punta Escarlata
Los que me seguís en este blog y me conocéis en persona siempre me habréis oido decir que en España no se nos da bien hacer series. Aparte de la duración, del tono familiar y de las historias ñoñas,lo de hacer series de género, cuando lo intentamos, no salen bien. Salvo contadas excepciones, cuyas probabilidades de éxito pasan por meter a la abuela metomentodo, unos niños meones que rellenen minutos y cuatro adolescentes mega hormonados que mojen unas cuantas bragas.

Me gustó muchísimo Motivos Personales, una gran apuesta de aquella cadena aún amiga de las series, me sedujo la historia de El Internado aunque hubiera quitado rellenos varios y alguna que otra temporada completa, y me quedaba por probar Punta Escarlata y para ser sinceros, una serie que emitía Tele 5 en su época más barriobajera, me llevaba a imaginar que Belén Esteban, los Vázquez (Jorge Javier y Jesús), o las mismísimas Mammachicho en cualquier momento aparecieran y...

Armado de valor me he visto los apenas nueve episodios que dura la serie (de 80 minutos cada uno, como mandan los cánones más cañís) en un par de fines de semana. La serie la compró Cuatro e iba a ser emitida por esta cadena, aunque nadie sabe muy bien los motivos por el que se llegó a retrasar su emisión más de un año, finalmente T5, cuando absorvió a la cadena de PRISA, relegó la serie al latenight veraniego, lo que da en pensar en la poca confianza que tenían en el producto.

Sorprende, de primeras, que Globomedia, la productora, haga una serie que no sea una dramedia típica (con abuelos y niños incluídos) y se centre en el misterio de las chicas desaparecidas. Esto no quiere decir que no se muestren torsos desnudos, algún semi-desnudo o incluso, en un despliegue de medios, el "árbol de la miel" -como diria el Dr. Koothrappali en The Big Bang Theory- de algún secundario, eso sí, desenfocado; pero si que es cierto que la historia no se centra en los líos de faldas de los personajes. ¡Todo un logro!

Luego la historia está bastante bien ideada, con unas tramas lógicas, con los giros necesarios en series de este tipo, haciendo pensar que el asesino es uno, otro, luego varios... Quizás peque un poco de lentitud en su desarrollo en algunos capítulos y en la resolución se pise el acelerador a fondo para en diez minutos desmontar lo que hasta el momento parecía claro.

No voy a desvelar lo más mínimo de la historia, y os recomiendo que si la véis no os asustéis con el primer capítulo, pues es un poco caótico, no explican nada y puede parecer sacado de Cuarto Milenio. Dadle un par de capítulos de cortesía, pues la historia es buena y el desarrollo os puede gustar.

Los actores correctos. Carlos Francino estupendo, creible hasta el punto que la historia lo es; Hortelano parece el Joselito de la tele: por él no pasan los años; Fernando Cayo, un fuera de serie; con Kira Miró he sido capaz de descubirla como actriz, iba tapada hasta el cuello, y los adolescentes en un nivel aceptable.

Y en general le pondría un siete. No es la típica serie que recordarás durante años, ni de la que se escribirán cientos de líneas, pero cumple su cometido: entretener y mantener la tensión. Para mi gusto hubiera estado bien que esos 9 capítulos hubieran sido 22 en formato de 42 minutos, a fin de cuentas la duración total sería equivalente.
Publicidad

Deja un comentario

Los comentarios son propiedad de sus respectivos autores y no representa la opinión de OcioAvila, sus propietarios o administradores.