La Tele-Politica-Basura

La Tele-Politica-Basura
Si durante años (casi diría una década), la televisión en España se ha diferenciado claramente por apuntarse al show de contar, mostrar, y por supuesto inventar, historias sobre el famoseo, mucho han tardado en darse cuenta los creadores de los formatos telebasura del filón que tenían si trasladaban el foco hacia la política.

Y digo que me extraña porque TeleCinco, o la cadena cuya programación es un 95% telebasura, ha tardado un añito en copiar el formato de "laSexta noche" donde en el intento de abandono de la temática del corazón, por parte de Atresmedia, y con la bandera de servicio público e incluso informativo, han convertido en un show de cinco horas de duración (algo más extenso que las fatídicas galas de José Luis Moreno).

No hay nada nuevo en el formato, y me lleva a recordar otros programas como "¿De qué parte estás?" (Telecinco, 1994-1995, presentado por José Mª Iñigo) o el siempre polémico "Moros y Cristianos" (Telecinco, 1997-2001, presentado inicialmente por Xavier Sardá y posteriormene por Jordi González). Ahora quizás el papel del Padre Apeles esté protagonizado a la sazón por Paco Marhuenda y Eduardo Inda. Y es que ya se sabe... si no hay un poquito de caspa, voces y gritos... ¿qué clase de show ha sido? Hablando de Marhuenda... ¿de dónde leñes saca tiempo para dirigir La Razón, si se pasa el día de plató en plató?

Pero no sólo hay contertulios polémicos al lado "derecho" de plató (de los no políticos, es decir que no viven de la política o representan a un partido), sino que a la izquierda tenemos a la siempre acelerada Elisa Beni, que sabe de todo y no duda en dar clases gratuitas de incultura general o Xavier Sardá que hace oposiciones para ganarse el título de copresentador manteniendo soliloquios infumables.

Lo cierto es que Atresmedia ha encontrado un punto de equilibrio muy bueno para el show, pues en cada bancada hay en igual número gente que defiende/odia a la derecha e izquierda, lo que le dota de un dinamismo fácil que consigue caldear a la audiencia.

Mención aparte merecen los políticos que invitados de forma esporádica, habitual como contertulios o contertulios metidos a políticos, hacen del show un púlpito para lanzar sus consignas electorales, denuncias personales e incluso insultos. Y lamentablemente esto último, de insultos y de falta de educación va in crescendo. Es entendible que la defensión de las ideas particulares de cada uno generen debate, discusiones y alguna subida de tono pero no es asumible es que ningún politico, aspire al cargo que aspire, llame sistemáticamente con tono despectivo a otro contertulio por el nombre de un conocido cómic.

Evidentemente me refiero a los Don Pantuflos que El Coletas lanzó el pasado sábado. Sinceramente, Sr. Iglesias, el tono utilizado con Inda estaba fuera de lugar. La audiencia ya sabe de sus diferencias, del tono habitual de ambos, de las tonterias que dicen y se dicen ustedes, pero perder los papeles y llamar sistemáticamente de forma despectiva a alguien no habla para nada bien y dice muy poco de alguien que se postula como futuro Presidente de Gobierno y que, además en otras intervenciones suyas, siempre se había hecho gala de educación y respeto-

Espero que este episodio desagradable no vuelva a repetirse, pues el programa puede convertirse en un "Sálvame" más, la edición "Política" y perderían ese punto de "servicio público y de información" que aún queda.
Publicidad

Deja un comentario

Los comentarios son propiedad de sus respectivos autores y no representa la opinión de OcioAvila, sus propietarios o administradores.