Diferencias entre nuestra tele y la americana

Diferencias entre nuestra tele y la americana
En España no tenemos una buena televisión. Es así y debemos reconocerlo.

A pesar de que tanto por parte de las cadenas como de las productoras se realizan grandes esfuerzos para tratarnos de poner a un nivel en el que poder competir con las tele yanki, son muchas las trabas que hacen que sea casi imposible llegar al mismo nivel.

Nos vamos a centrar en las series televisivas, pues comparar los shows o programas sería tener que comparar a Sálvame con Saturday Night Life, y la lista de diferencias sería tan grande que necesitaría robarle el blog a algún que otro compañero de OcioAvila.com.

1. Presupuesto

Producir una serie pensando en la emisión en un único canal generalista, en un país pequeño y sin lugar a la exportación (de la que luego hablaremos) ni a la sindicación (reemisión de la serie en canales minoritarios, autonómicos o locales), reduce en mucho la cantidad de dinero que una productora y canal de televisión puede destinar por capítulo de una serie.

Comparar los entre 10 y 14 millones que la ABC se gastó en el piloto de Perdidos, los 20 millones de la FOX en Terra Nova o los 10 de Fringe, con el millón que costó Águila Roja. Es como comprar en El Corte Inglés y en el mercadillo de los viernes.

Cierto es que los pilotos son siempre más caros que el resto de capítulos, donde la diferencia podría estar entre los 6 millones de las últimas temporadas de Friends, y los 700.000 € de Cuentame como pasó

2. Producción

Un poco ligada al presupuesto, pues si no hay efectivo dificilmente pueden permitirse construir, por ejemplo, unos buenos decorados que no parezcan sacados del grupo de teatro del barrio.

En España nuestras producciones cuentan con demasiado cartón-piedra, del que se nota que es cartón incluso haciendo malabares con la iluminación.

En Aquí no hay quien viva, un portazo mal dado provocaba terremotos de seis grados en la escala de Richter, sin embargo en El Internado eran un poco más sólidos.

En nuestro país optamos por reducir espacios y reutilizarlos cambiando dos focos, tres detalles de atrezzo e incluso invirtiendo la imagen. No hay diálogos sorkinianos por largos pasillos ni dependencias simplemente porque no hay forma de hacer una toma andando por una estancia superior a veinte metros.

3. Duración del capítulo y guión

El mayor mal y la peor aportación que hemos hecho al mundo seriéfilo son los 70-80 minutos por capítulo, en el que mediante juegos de guión se alarga sin ningún sentido las tramas, siempre ayudados por abuelas ácidas, niños repelentes, adolescentes supersalidos... Perdón, esto ya de por sí va en la trama.

De los 42 minutos del resto del universo a tener que cubrir todo el primetime con un sólo capítulo, llegando a conseguir que en lugar de entrener al personal se llegue a aburrir.

4. Emisión

En EEUU todo el  mundo sabe que su serie se emite todos los miércoles a las 8 o las 9 según la costa en la que se visione. Aquí con suerte sabemos que esta semana se emite el jueves sobre las 22 horas, para finalmente emitirse un martes a las 22,30 horas un avance, corte de publicidad y comienzo del capítulo a las 22,45.

Esto supone una falta de respeto ya no solo para el espectador sino para el producto. La audiencia no puede ser constante ante los cambios de planificación que se realizan para evitar que una serie coincida con un partido o con otro producto de la competencia.

También somos muy dados a retener temporadas cuando nos viene bien (como sucede con Aida o como hicieron con El Barco no en una sino en dos ocasiones). Si una temporada tiene principio y final es porque las tramas estan pensadas para ser emitidas así, no como a un señor en un despacho le viene bien programarlas.

No existe sindicación más alla de la redifusión de los capitulos en los canales de la TDT, en los que además ya no es que no se respeten las temporadas, es que en una misma tarde puedes ver como Ted Mosby conoce a Robin y en el capítulo siguiente Robin tiene una relación con Barney.

5. Publicidad

En EEUU las pautas publicitarias las marcan los guionistas. Son ellos los que deciden en que punto de la trama debe deternerse la emisión para dar paso a publicidad. Son ellos los que nos dejan con ganas de conocer qué pasará después de la publi. Aqui no.

En España los departamentos de continuidad son los que detienen la emisión basados en "algo" que roza con el respeto por los televidentes y es que si el canal rival está en publicidad, ellos también no siendo que alguien me haga zapping y cambie de emisora. ¿Tan poca confianza tienen las cadenas de tv en sus productos?

Y luego está la pauta única que utilizan las cadenas. Esa por la que puedes dejar a Homer Simpson a mitad de una frase sin importar lo más mínimo. Esa por la que hace insufrible ver canales secundarios como Neox, Nitro, Nova, LaSexta 3 Todo Cine, FDF... Entiendo que vender publicidad en bloque sale más rentable, pero en lugar de emitir simultaneamente, retrasa el bloque unos segundos hasta que no se estropee la emisión.
Publicidad

Deja un comentario

Los comentarios son propiedad de sus respectivos autores y no representa la opinión de OcioAvila, sus propietarios o administradores.