CONCIERTO CORAL - Alumnos Zenobia Música- FIM LAS NAVAS

2 euros para mayores de 14 años, 1 euro entre 5 y 14 años y mayores de 65 años (ambos incluidos) y gratuito para menores de 5 años Sábado, 12 de Agosto de 2023 19:30 Convento de Santo Domingo y San Pablo Las Navas Del Marqués

Concierto Coral - Alumnos de La Semana de Canto de Zenobia Música . Director Rupert Damerell

Alumnos de la Semana de Canto de Zenobia Música.

Director: Rupert Damerell

Datos de interés

Fecha: 12/08/2023.

Hora: 19:30.

Lugar: Convento de Santo Domingo y San Pablo - Las Navas del Marqués.

Precio: 2 euros para mayores de 14 años, 1 euro entre 5 y 14 años y mayores de 65 años (ambos incluidos) y gratuito para menores de 5 años.

Venta de entradas: aquí o en la entrada del espectáculo 30 min. antes del comienzo de la función.

*En caso de problema al gestionar la entrada, contactar con las oficinas del Ayuntamiento Tlf. 91 897 20 00.

 

Programa

Byrd vs. Palestrina vs. Victoria

Giovanni Pierluigi da Palestrina

Magnificat primi toni

Surge Propera

Salve Regina

Agnus Dei – Missa Papa Marcelli

Tomás Luis de Victoria

Veni Sancte Spiritus

Heth: Misericordiae

Kyrie – Missa Surge Propera

O lux et decus Hispaniae

Laudate Dominum

William Byrd

Vigilate

Miserere Mei, Deus

Infelix Ego

Agnus Dei – Missa a 5

 

El Espectáculo

INTRODUCCIÓN

En la presente ocasión, los alumnos de la “Zenobia Summer Course 2023” ofrecen su concierto de fin de curso bajo la batuta de Rupert Damerell. El programa recoge obras de música sacra de los siglos XV y XVI de España, Italia e Inglaterra, compuestas por tres de los compositores más destacados del Renacimiento: Tomás Luis de Victoria, Giovanni Pierluigi da Palestrina y William Byrd, cuyo 400 aniversario de muerte celebramos este año.

En la primera sección del programa, se interpretan cuatro obras del compositor italiano Giovanni Pierluigi da Palestrina (ca. 1525 - 1594) fue uno de los representantes más destacados de un estilo conservador de composición durante la época de la Contrareforma Católica del siglo XVI y fue titulado “príncipe de la música” por contemporáneos, ya que su música fue considerada la música sacra “perfecta”. A finales de su vida, fue comisionado para revisar los cantos oficiales de la Iglesia para que fueran conformes a la nueva litúrgia y el nuevo estilo.

Comienza el concierto con el Magnificat primi toni a 8 voces divididas en dos coros. El texto es el himno de alabanza de la Virgen, según relata el Evangelio según san Lucas (v. 1:46–55). Recibe el nombre por las primeras palabras “Magnificat anima mea Dominum” (Engrandece mi alma al Señor) que afirma la Virgen. En esta obra, Palestrina opta por escasas secciones de tutti (aparecen en “omnes generationes” y hacia el final de la obra) mientras que en la mayoría de las secciones vemos una alternancia entre los dos grupos de modo antifonal. La obra está compuesta ad longum, es decir, que se trata de una especie de continuo sin marcadas secciones.

La siguiente obra es el motete Surge Propera a 4 voces basado en un texto proveniente del Cantar de los Cantares en el que Palestrina usa un contrapunto imitativo, —las voces entran en momentos distintos, repitiendo diferentes versiones de un mismo fragmento melódico— una textura llena y crea una gran simetría en la construcción global de la pieza.

A continuación, suena la Salve Regina a 8 voces divididas en dos coros. La Salve Regina es una de las cuatro antífonas del Breviario dedicadas a la Virgen que comienza por “Salve, Regina, Mater misericordiae” (Dios te salve, Reina y Madre de misericordia). Palestrina opta por un tratamiento antifonal de las voces (los dos coros se van “contestando”), si bien hay también momentos de tutti que le dan a la obra una textura más llena.

Como última obra de la primera sección, se interpreta el Agnus Dei de la Missa Papa Marcelli a 7 voces. Esta misa fue compuesta en honor del papa Marcelo II, quién reinó tres semanas en 1555. Fue una de las pocas misas suyas de composición libre, es decir que no se basa en ningún modelo previo (motete, cantus firmus). A modo de cohesión, sí usa motivos recurrentes a lo largo de los movimientos de la misa. En la segunda repetición del Agnus Dei, Palestrina amplía la plantilla de seis a siete voces, lo que le aporta una mayor densidad a la textura. Siguiendo las pautas de la Iglesia, exigiendo una mayor inteligibilidad del texto, Palestrina opta por un tratamiento bastante silábico.

En la segunda sección del programa, se interpretan cinco obras del compositor abulense Tomás Luis de Victoria (1548 – 1611), considerado uno de los compositores españoles más importantes de música sacra del Renacimiento. Inició su carrera musical como niño de coro en la Catedral de Ávila. Después, se traslada a Roma para entrar al Colegio Germánico de los Jesuitas. A continuación, trabaja como cantor y organista, y, posteriormente, como maestro de capilla en el Colegio Romano, sucediendo al gran compositor italiano Giovanni Pierluigi da Palestrina. Tras su vuelta a España trabaja como capellán de la emperatriz María de Austria, hermana de Felipe II, en el monasterio de las Descalzas Reales hasta su muerte.

Como primera obra de Victoria se interpreta el motete Veni Sancte Spiritus a 8 voces. Se trata de un himno para la festividad litúrgica de Pentecostés, como lo indica el título “Veni Sancte Spiritus” (Ven Espiritú Santo). Empieza la obra con imitaciones libres sobre el tema inicial para pronto dar paso a secciones antifonales entre los dos coros. Momentos de tutti y cambios de ritmo binario a ternario le dan un carácter festivo.

Después, se escucha la obra Heth: Misericordiae a 6 voces. La obra forma parte de la colección de las 9 Lamentaciones de Jeremías compuestas para la liturgia de la Semana Santa y corresponde a la lectio prima del Sábado Santo. La obra consiste en dos secciones. Cabe resaltar que mientras la primera parte cuenta con 4 voces, en la segunda sección, coincidiendo con la palabra “Ierusalem”, Victoria amplía la plantilla a 6 voces, lo que hace que la obra suene más monumental.

La siguiente obra es el Kyrie de la Missa Surge Propera a 5 voces. Se trata de una misa parodia basada en el motete homónimo de Palestrina que ya escuchamos antes. Esto significa, que el tema melódico del motete es usado por Victoria con el texto del propio de la misa, en el presente caso del Kyrie. El tema es expuesto de manera contrapuntística por todas las voces y luego elaborado a lo largo de la obra.

A continuación, suena el motete O lux et decus Hispaniae a 5 voces, dedicado al apóstol Santiago con las palabras “O lux et decus Hispaniae” (O luz y gracia de España). En esta obra, Victoria opta por el uso de valores de notas más cortas, lo que le da un aire festivo y alegre a la obra, lo que se ve culminado en la sección final de aleluia.

La última obra de la sección es el motete Laudate Dominum a 8 voces en dos coros. El texto está basado en el salmo 117 “Laudate Dominum omnes gentes” (Alaben al Señor, naciones todas). Victoria usa un tratamiento antifonal de las voces. Para la sección de “Gloria Patri” cambia a un ritmo ternario lo que acentúa la actitud de alabanza.

La tercera sección del programa recoge cuatro obras del compositor británico William Byrd (ca. 1540 – 1623), organista y compositor, considerado por muchos el mejor compositor de la primera era isabelina, la edad de oro de la historia de Inglaterra. Fue discípulo de otro gran compositor inglés, Thomas Tallis (1505 – 1585), y junto a este, nombrado caballero de la Capilla Real por Isabel I, quien les otorgó a los dos el monopolio de imprenta y venta de partituras, resultando en 1575 en la publicación conjunta de la colección Cantiones Sacrae.

La sección comienza por la interpretación del motete Vigilate a 5 voces. El texto proviene del Evangelio según san Marcos (v. 13:35-13:37) “Vigilate, nescitis enim quando dominus domus veniat” (Vigilad, porque no sabéis cuándo el Señor de la casa vendrá). El estilo de la obra es bastante expresivo, hasta madrigalista, lo que se puede observar en el uso del recurso del madrigalismo (“pintar palabras”) por ejemplo en “an galli cantu” que representa un gallo cantando, el climax de la pieza en “repente” o el paso a la homofonía en las palabras “omnibus dico” (le digo a todos). La obra abre y cierra con la frase “Vigilate”, quizás para recalcar la llegada de Cristo que Byrd consideró inminente.

A continuación, se interpreta el motete Miserere Mei, Deus a 5 voces basado en el texto del salmo 51:1 “Miserere mei, Deus, secundum magnam misericordiam tuam” (Ten piedad de mí, oh, Dios, conforme a tu misericordia). La obra cuenta con una entrada homofónica, clamando piedad, que rápidamente da pie a un juego imitativo de las voces, resaltando melódicamente palabras como “iniquitatem” o “misericordiam”.

Sigue el motete Infelix Ego a 6 voces basado en la obra Meditación sobre el Miserere de escrita por Girolamo Savonarola el día previo a su execución por heresía. En esta obra Byrd usa pasajes eminentemente antifonales y pasajes más polifónicos para ilustrar el texto contemplativo y cargado de diferentes emociones que el autor sintiría al redactar sus últimas palabras. Dividido en tres partes, es uno de los motetes más extensos de Byrd.

Como última obra, se interpreta el Agnus Dei de la Missa a 5 voces. Como elemento de cohesión, Byrd usa en la mayoría de los movimientos —entre ellos el Agnus Dei— un motivo inicial. Se trata de una misa de composición libre, es decir, no está basada en un cantus firmus o un motete. En cada una de las tres entradas del Agnus Dei, Byrd le da más intensidad al texto, ajustando la plantilla, hasta llegar a 5 voces. Este efecto cumulativo se acentúa con las repeticiones de la palabra miserere nobis (dos después del primero, tres después del segundo Agnus Dei). La sección final de la misa “dona nobis pacem” está marcada por un motivo de nota con puntillo que pasa por cada voz.

Gabriela Andres

 

La compañía

 

Alumnos de la Semana de Canto Zenobia Música.

DIRECTOR: Rupert Damerell


Publicidad Booking.com